El Comercio Justo fomenta una producción sostenible.

Frente al aumento de enfermedades tanto humanas como animales, a las epidemias alimentarias, al calentamiento global, y a las repercusiones de la producción alimentaria mundial, el Comercio Justo en sus requisitos propone una producción limpia y respetuosa del medioambiente.