Frente al cambio en las costumbres de alimentación a nivel internacional, el Comercio Justo viene en respuesta al abandono de las producciones ancestrales, fomentando tanto el consumo como la producción.